miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Feliz 2015! Regalo la descarga gratis de 5 cuentos en un libro...


Desde hoy y durante unos días se puede descargar gratuitamente mi libro de cuentos:

LA CASA DE LOS CUENTOS


Contenido:

* Clodo y el dragón
* Trini, la gatita mágica
*El caldero mágico de mamá
*Historia de un pequeño ángel
*La bruja de la montaña

Enlace para su descarga en Amazon:

lunes, 29 de diciembre de 2014

Ultimos días del 2014, regalo la descarga gratis de mi novela

Durante estos días mi novela El fantasma de la niebla Libro I se puede descargar de modo gratuito en Amazon.


Descripción:

Priscila de pequeña era una niña retraída que vivía bajo la atenta mirada de su abuela, hasta que tuvo un encuentro fortuito con un peligroso depredador. 
Cuando crece se transforma en una joven reservada con gran talento para el arte, que decide dejar atrás las pesadillas de su niñez, aunque no cuenta con conocer a un misterioso y seductor heredero. 
Al mismo tiempo, la ciudad donde vive la joven se ve asaltada por un asesino escurridizo al que han bautizado «el fantasma», y que es el motivo de los desvelos de un veterano investigador que hace tiempo sigue sus huellas. 

********** 

Este libro forma parte de una duología, que también se puede leer de modo independiente: 
Libro I: El fantasma de la niebla 
Libro II: La isla de los secretos 

Enlace para su descarga gratis:


lunes, 22 de diciembre de 2014

¡Felices Fiestas! Un cuento para descargar gratis...


¡Felices Fiestas! Estas fechas he querido compartir la descarga gratuita de un pequeño cuento infantil que tiene que ver con la Navidad, los regalos, los niños y las mascotas:
"La bruja de la montaña" 


Se puede descargar gratuitamente estos días, hasta el 24 de diciembre. El enlace para acceder a su descarga es:

¡Feliz lectura!
Un abrazo.



viernes, 19 de diciembre de 2014

La Casa de los cuentos: cinco cuentos infantiles reunidos en un libro

¡Feliz viernes!

Comparto esta nueva publicación: "LA CASA DE LOS CUENTOS", un libro donde se recopilan cinco cuentos para niños:

*CLODO Y EL DRAGÓN

*TRINI, LA GATITA MÁGICA

*EL CALDERO MÁGICO DE MAMÁ

*HISTORIA DE UN PEQUEÑO ÁNGEL

*LA BRUJA DE LA MONTAÑA



El enlace para acceder al libro es:

http://www.amazon.es/Casa-los-cuentos-Cinco-infantiles-ebook/dp/B00R6VNZD0/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1418980366&sr=1-1&keywords=la+Casa+de+los+cuentos

IMPORTANTE:

Los cuentos recopilados aquí están también publicados por separado en Amazon, disponibles en versión digital y en papel:







miércoles, 10 de diciembre de 2014

Cuento infantil de Navidad: "El caldero mágico de mamá"


Buenos días,

ya está disponible en papel mi nuevo cuento infantil:

El caldero mágico de mamá



Descripción:

A la madre de Teresa le gusta mucho cocinar. Todas las Navidades utiliza la vieja olla de la abuela para preparar los dulces que la familia comerá durante las Fiestas.
Este año Teresa hace un descubrimiento maravilloso: la vieja olla es en realidad ¡un caldero mágico!

Pronto estará también disponible en versión digital, en la página de Amazon.

Enlace para adquirirlo en papel:


lunes, 8 de diciembre de 2014

Varias promociones de descargas gratuitas...


¡Buenos días!





Hoy comienzan varias promociones, que durarán algunos días, de descargas gratuitas:

* El cuento infantil "Las aventuras del murciélago enamorado"

*La novela infantil- juvenil "Los soñadores de Curvas Rocosas"

*El libro de relatos "El escriba del Infierno"

Aquí adjunto los enlaces para acceder a la página de Amazon de las descargas.

¡Feliz lectura!

Enlaces:

Para el Cuento Infantil:
http://www.amazon.es/aventuras-murci%C3%A9lago-enamorado-infantil-ilustrado-ebook/dp/B00IMG1RSI/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1418033610&sr=8-1&keywords=el+murci%C3%A9lago+enamorado

La novela juvenil:
http://www.amazon.es/Los-so%C3%B1adores-Curvas-Rocosas-Infantil-ebook/dp/B00F1NZOFW/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1418033657&sr=8-1&keywords=los+so%C3%B1adores+de+Curvas+Rocosas

El libro de relatos:
http://www.amazon.es/El-escriba-del-Infierno-Historias-ebook/dp/B00ILA8814/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1418033724&sr=8-1&keywords=el+escriba+del+infierno

Ilustraciones © Fabiana Iglesias

miércoles, 12 de noviembre de 2014

El nuevo integrante gatuno de la familia: Franchi

Éste es Franchi, (Francisco), lo llamé así por alguien a quien admiro mucho y que ha sido mi inspiración en varias ocasiones de mi vida, Francisco de Asís. No esperaba aumentar la familia con un gatito más, no me sentía preparada después de la partida de mi chiquitina, Catita, así que cuando acompañé a una amiga a llevar a su perrita al veterinario, no imaginaba regresar a mi casa con un gatito de 6 meses, maullador y ronroneador, que de inmediato conquistó mi corazón, si bien todavía tiene que convencer a mi pequeña pantera, Azucena.
Dentro de unos días ya cumplirá un mes de convivencia con su nueva familia, y él anda por casa como el rey que ya es...
Aquí les presento al protagonista:


Ya vamos progresando en la conquista de Su Majestad Azucena:




Ella lo estudia a una prudente distancia...


Él ya está cómodo y relajado en su nuevo hogar...







domingo, 9 de noviembre de 2014

Fotos de una tarde de otoño en la playa


Por fin ha llegado el otoño, la playa a estas horas de la tarde está casi exclusivamente habitada por gaviotas y algún que otro pescador... Es mi momento favorito para pasear e inmortalizar la belleza del paisaje mediante algunas fotos:







viernes, 31 de octubre de 2014

Una historia para esta noche: Visión nocturna


Estaba a punto de anochecer, y como el viento del poniente había comenzado a soplar con fuerza, el paseo marítimo se hallaba casi desierto. Esto era ideal para los cuatro adolescentes que medio se refugiaban, medio se escondían entre las grandes rocas situadas al otro lado del murete que bordeaba el paseo, entre este y la playa.
Los jóvenes habían conseguido escapar de los adultos con quienes habían viajado hasta allí de vacaciones, y ahora esperaban la caída de la noche para bajar a la playa y dar cuenta de las provisiones que llevaban en sus mochilas, a saber: patatas fritas, varias botellas de cerveza, whisky y marihuana.
En aquel momento dos de ellos, encaramados en la roca, intentaban liar un par de porros mientras los otros dos hacían bromas y reían.
Los pocos paseantes que andaban por allí habían ignorado la presencia del grupo, a excepción de una mujer, quien por un momento se había detenido casi a la altura de donde se hallaban los adolescentes. Fue uno de ellos quien dio la voz de alarma, y los cuatro alzaron la vista para sonreír a la mujer con un gesto de falsa inocencia, haciendo unos torpes movimientos para ocultar lo que tenían en las manos.
Cuando la mujer se alejó del sitio, el joven que se había percatado primero de su presencia, señaló:
–¿Habéis visto la expresión de su cara? ¡Parecía llevar una máscara! Me ha dado un poco de grima, la verdad...
El resto de los amigos se echaron a reír y no le hicieron caso. El chico pensó que lo que había visto –una especie de máscara blanca, como las que se utilizaban en carnaval– era fruto del porro que se había fumado hacía poco, mezclado con la cerveza caliente.

Al caer la noche bajaron hasta la playa y se tendieron en la arena, pese a que estaba húmeda y que el aire se hacía cada vez más frío.
No había transcurrido ni media hora cuando uno de los chicos se levantó con dificultad y anunció:
–¡Me estoy meando, tíos! ¡No os fuméis todo; dejadme algo! –Entre risas y a tropezones se alejó hacia la zona de las rocas.
A duras penas se apoyó con una mano contra la piedra para mantenerse erguido, y con la otra comenzó a bajar la cremallera de su pantalón.
En ese momento sintió un hedor nauseabundo que provenía de algo que parecía hallarse muy cerca, detrás de él. Cuando se dio la vuelta una sombra lo tumbó de espaldas y lo arrastró hacia la oscuridad.
El chico intentó gritar, pero con horror sintió un terrible ardor en la garganta, y un líquido caliente le llenó la boca y la nariz, impidiéndole respirar.
«¡Me muero! ¡Me muero!» fue lo último que pensó.
Sus amigos, al ver que no regresaba, comenzaron a llamarlo a los gritos.
Uno de ellos se levantó, sacudiéndose la arena de las bermudas.
–¡Cuando lo encuentre lo echaré al agua!
Otro joven también se incorporó.
–¡Venga; yo te ayudo a hacerlo!
El tercero, que continuaba tendido porque sentía las piernas demasiado flojas, espetó:
–¡Eh! ¿Me vais a dejar aquí solo?
–¿Qué ocurre, Fran? ¿Tienes miedo del coco? –Los dos jóvenes entre risas y burlas se fueron en dirección a la zona de las grandes rocas, donde habían visto a su compañero por última vez.
El tiempo transcurrió y solo se oía el rumor de las olas que rompían al llegar a la costa.
El adolescente que había permanecido solo en la playa sintió que el ambiente nocturno estaba cambiando, aunque no podía distinguir algo concreto de aquella sensación.
Se incorporó a tropezones y se restregó los ojos: ¡eso era! Del mar surgía una especie de niebla que a la luz de la luna se veía como grandes volutas de humo blanco sobre el mar.
«He fumado demasiada hierba» se dijo a sí mismo, y comenzó a llamar a sus compañeros, entre amenazas e insultos:
–¡Eh tíos, iros a la mierda! –chillaba con una mezcla de enfado y miedo–, ¡Esto es un juego estúpido; si no aparecéis ahora, yo me piro de aquí!
Entonces distinguió las tres figuras de sus amigos que salían desde detrás de las rocas y se acercaban al sitio donde él se encontraba, envueltos en aquella extraña niebla.
El joven sintió las piernas temblorosas a causa del alivio.
–¡Venga, tíos, marchémonos de aquí! ¡Esto ya no mola!
Sus compañeros continuaban acercándose en silencio. Cuando se hallaban a pocos metros de distancia, un rayo de luna reveló que los tres sonreían, pero el cuarto joven notó algo extraño en sus rostros, que no supo precisar hasta que los tuvo casi encima: las sonrisas eran tajos profundos de oreja a oreja con trozos de carne desgarrada colgando de sus cuellos, de modo que el chico, al ver aquello, pensó que estaba sufriendo una pesadilla provocada por el alcohol y las drogas.
Sin embargo cuando lo empujaron al suelo el golpe fue demasiado real, lo mismo cuando dos de ellos le sujetaron los brazos a ambos lados del cuerpo en tanto el tercero levantaba algo que sostenía en una mano y se lo clavaba con fuerza en el abdomen.
–¡No, no! –suplicaba entre sollozos el adolescente, viendo con horror cómo uno de sus amigos lo abría en canal y metía las manos en la herida humeante, para extraerle las vísceras.
–¡No! –En estado de shock su cuerpo comenzó a sacudirse y lo último que su mente registró antes de sumergirse en la oscuridad, fue la imagen de sus tres compañeros con las cabezas hundidas en su vientre abierto, devorándolo.

–¡Fran! ¿Qué dices, tío? ¿Vienes con nosotros, o qué?
El chico parpadeó varias veces, sin responder. Los cuatro se hallaban encaramados sobre las piedras del muro que bordeaba el paseo marítimo, y el adolescente llamado Fran había permanecido callado varios minutos tras ver a la mujer que poco tiempo antes había pasado por allí.
–Id vosotros si queréis; yo me piro de aquí –respondió con voz entrecortada.
–¡Eh no seas aguafiestas! ¡La noche acaba de comenzar! –terció uno de sus amigos.
–Tíos –repuso él–, mejor vayamos a otro sitio; creo que si nos quedamos aquí, va a ocurrir algo horrible.
–¿Qué te pasa, chaval? ¡Has visto demasiadas pelis de miedo!
–Quedaos entonces. Yo regreso ahora mismo al hotel.

Cuando el joven se alejaba de allí andando por el paseo marítimo desierto, durante un instante dirigió su mirada a la zona de la playa donde sus amigos tenían pensado pasar la noche. Un tímido manto de niebla comenzaba a formarse, y en medio de las sombras que cubrían las grandes rocas, creyó captar el destello de algo blanco.

«¡La máscara!» pensó con espanto. Después se alejó casi corriendo, sin mirar atrás.



Nota: las imágenes pertenecen a las películas: "The hill run red", "Nueva York bajo el terror de los zombies", y "Viernes 13".


sábado, 25 de octubre de 2014

Libro "La guarida del monstruo", historias de misterio y terror, disponible en papel

¡Hola, gente linda!
Mi libro de relatos de terror, "La guarida del monstruo" a partir de hoy está disponible en formato de papel:


Contenido:

«En este libro encontramos historias de terror, intriga y misterio.

El miedo, la muerte y el infierno se dan la mano para tender una trampa a los incautos: hay asesinos que se esconden tras una apariencia normal; y noches apacibles transformadas de repente en pesadillas.»

Desde hoy se puede obtener a través de la página de CreateSpace:


Dentro de unos días también estará disponible en Amazon.
¡Que tengan unas terroríficas y escalofriantes lecturas, a todos los amantes del género!

lunes, 6 de octubre de 2014

A partir de hoy descarga gratuita de uno de mis cuentos...


Mi cuento infantil "Trini, la gatita mágica" a partir de hoy y hasta el viernes se podrá descargar de modo gratuito en Amazon.


Contenido:

En Málaga, muy cerca del mar, había una colonia de gatos que vivían entre las rocas, y entre ellos se encontraba Trini, una gatita especial. 
Un día conoció a un niño llamado Gabriel y a su perro, Cuqui, que estaban en un aprieto, aunque gracias a la magia de Trini consiguieron superarlo. 
Sin embargo la pequeña gatita no imaginaba que ocurriría algo que pondría en peligro a toda la colonia: a su madre, a sus hermanitos y a ella misma. 
Tampoco imaginaba que la ayuda vendría del modo más inesperado...

Enlace para su descarga:

http://www.amazon.es/Trini-gatita-m%C3%A1gica-Cuento-ni%C3%B1os-ebook/dp/B00NIUZXUQ/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1412592147&sr=8-1&keywords=trini%2C+la+gatita+m%C3%A1gica

domingo, 28 de septiembre de 2014

Una vez al mes



Es inevitable. La veo entornar los ojos con aire especulador cuando aparecen las dos vecinas gordezuelas y parlanchinas del edificio de enfrente sacudiendo sus plumas.
Intento convencerla de que no importa, que lo deje estar; pero no hay caso, sé que es una provocación constante a su sensibilidad el desfachatado pavoneo cotidiano de aquellas dos, entre chillidos y miradas de reojo hacia nuestra ventana, mientras al otro lado del cristal mi pequeña clava en ellas su mirada temblando de indignación.
Ella es hermosa. Ya sé que no soy objetiva, qué más da. Mi intrépida y díscola hermanita es quien se lleva las miradas de admiración de los amigos de nuestra madre. Y del resto de la familia, claro está. Algunos intentan disimularlo un poco delante de mí, alabando mi carácter discreto y sosegado, en abierto contraste con el suyo, caprichoso y aventurero. Pero yo sé lo que piensan, lo noto en sus expresiones de embelesada sorpresa, cada vez que ella aparece. Morena y esbelta, sus redondos ojos verdes destacan más aún en un rostro digno de una princesa. Dirán que exagero. Pues no.
¡Por fin! Se aparta de la ventana. Imagino que las vecinas habrán dejado de dar el espectáculo, entrando finalmente en el edificio. Aunque no sé qué es mejor: cuando atisba por las ventanas o cuando se aventura a incursionar en la vieja buhardilla.
Debo reconocerlo: a mi también me entusiasma el sitio. Es uno de los más interesantes de la casa. Exceptuando la cocina y los jardines, por supuesto. ¡Ah! No lo he dicho aún: hace unos meses nos hemos mudado. Antes vivíamos con nuestra madre en un pequeño apartamento de pocos metros cuadrados, con unos ventanales increíbles que daban a la concurrida calle. Allí mi hermana cogió el gusto por descubrir “nuevos mundos”, y de paso hacer amigos y adversarios a través del cristal de la ventana. Cualquiera podría dudar de lo que digo; puedo asegurar que es verdad. La pequeña con su mirada de láser se ha dedicado a vigilar, en las interminables horas de la siesta, a los incautos transeúntes y vecinos inconscientes del control al que eran sometidos a diario. Y “si las miradas pudiesen matar”… Más de uno habría caído fulminado como por un rayo…
Bien, dicho esto, vuelvo ahora a nuestra recién estrenada casa. También posee ventanas que dan a un mundo maravilloso, esta vez multicolor a causa del exuberante jardín que rodea el edificio, y más allá, desde la altura de la buhardilla, una línea mágica que dibuja el horizonte: el mar. Por este motivo mi madre adquirió la casa. Además del jardín y la gran chimenea del salón, el estilo rústico de las vigas vistas del techo y la calidez que en general transmiten sus paredes, lo que la enamoró definitivamente de este sitio fue su cercanía con el mar.
Era un sueño largamente albergado en su corazón, que por fin logró hacer realidad hace pocas semanas.
Mi hermanita y yo estuvimos dispuestas desde el principio a aceptar el nuevo hogar, y la razón principal es que adoramos a nuestra madre. Con la absoluta seguridad de que el sentimiento es recíproco. Desde que puso sus ojos en nosotras por primera vez, lo noté muy dentro de mí: era amor. De modo que cualquier cambio exterior en nuestras vidas, para mejor o peor, es serenamente tolerado, sobre todo por mí. La pequeña protesta un poco, pero finalmente lo acepta también.
Por esta razón si bien la mudanza nos desconcertó bastante al principio, ahora estamos encantadas. Y ambas hemos decidido, sin intercambiar palabra, cuál sería nuestro refugio secreto: la buhardilla.
El plan materno en principio era convertirla en un estudio, así que trasladó allí la biblioteca; pero por un motivo indefinido cambió de opinión e instaló sus cosas en una pequeña habitación de la planta baja. Esto ocurrió la semana pasada, y yo no hice ningún comentario, aunque la pequeña no podía disimular su entusiasmo. La buhardilla era nuestra. La compartiríamos, por supuesto. Con quienes habitan la casa desde antes de nuestra llegada. No lo he dicho hasta ahora, pero yo sólo los percibo. Mi hermana los ve. A los fantasmas.
La primera noche en la casa los sentí. Un aroma fresco, mezcla de citrus y flores, acompañado por un suave tintineo. Estábamos en la cocina, y ambas escuchamos lo mismo.  Silenciosamente dejamos a nuestra madre distraída cocinando mientras subíamos las escaleras en busca del origen de todo aquello.
En el umbral de la pequeña estancia supe instintivamente que no eran ratones. Escudriñando en la penumbra comencé a entrar, y el olor se hizo más intenso. Miré a la pequeña, que permanecía inmóvil y callada, con los ojos fijos en un punto de la habitación. Aquello confirmó mis sospechas. Los estaba viendo.
Son dos. Un niño y un hombre joven.
Existe una regla básica de comunicación con los fantasmas. Los podemos ver, o sentir; pero no podemos hablar con ellos. Y aunque quieran decirnos algo, no comprendemos su lenguaje. Así que buscamos otros modos para poder comunicarnos con ellos. Bueno, en realidad quien lo hace es mi hermana. Yo cuando noto la “presencia”, prefiero apartarme y buscar otro sitio donde entretenerme… ¿Por miedo? Desconfianza, quizás. Las vibraciones del otro mundo me resultan siempre incómodas. En cambio la pequeña asume la presencia del más allá con mucha naturalidad. Su mirada se vuelve extrañamente intensa, los ojos de un color verde agua casi traslúcido; todos sus músculos se inmovilizan, y a la vez están expectantes ante algo que sólo ella puede ver. Todo esto ocurre en el primer segundo de la aparición; luego es capaz de comunicarme lo que ve, como en el caso de los dos habitantes de la casa. El niño tiene unos seis años, más o menos, y es rubio y delicado, con dos graciosos hoyuelos en las mejillas al sonreír. Me ha comentado que al darse cuenta de que ella podía verlo, ha mostrado mucho entusiasmo.
Respecto al joven, no me ha podido decir gran cosa. Moreno y melancólico, parece ser que no se ha mostrado muy interesado en hacer nuevas amistades… Y como ella está acostumbrada a provocar el efecto contrario en los demás, imagino que la actitud de este fantasma la habrá desconcertado.
No he querido ahondar en el tema, pero yo sí he notado algo más…
Mis percepciones son intensas, aunque no se traduzcan en imágenes; o quizás por esta misma razón. El joven no es como el resto de espectros que he conocido hasta ahora. Está rodeado de un aura de tristeza que no surge de él; es como si su presencia atrajese, como un imán, el sufrimiento de otros. Al notarlo, no puedo evitar estremecerme y alejarme. La pequeña insiste en que no nota nada malo en él. No, no es malo; sólo que arrastra mucho dolor consigo. Por eso no me gusta hallarme cerca. Y me preocupa que se acerque a nuestra madre. Creo que él lo sabe. Su oscura presencia  permanece junto a la ventana de la buhardilla, como esperando algo, dando la espalda a los que nos hallamos dentro.
Se ha establecido una especie de rutina entre nosotros: a la hora de la siesta mi hermanita suele jugar con el niño, mientras yo permanezco en el estudio, observando trabajar a nuestra madre. Cuando aparecen las primeras sombras de la tarde, subo a la buhardilla con ellos, viendo cómo se entretiene la pequeña con su amigo invisible y vigilando al inquilino oscuro…
Hasta anoche. Ocurrió hacia la medianoche, en el jardín. Suelo recorrerlo mientras todos duermen, y deleitarme de ese momento íntimo, cuando la noche derrama su magia y hace que todo se intensifique: la fragancia de las flores, el murmullo de los insectos y mi propia visión de las cosas…
Por ese motivo anoche estaba allí, invisible entre las sombras, y sabía que la pequeña no andaría lejos. Entonces comencé a sentirlo. El olor de la muerte. Por donde él pasaba, todo lo que rozaba con su aliento se marchitaba y caía, formando un sendero de esqueletos de flores a sus pies…
Quería huir de allí, pero descubrí horrorizada que mi hermana se había acercado a él, como hipnotizada. Grité que se apartara, y fue entonces cuando él se dirigió a mí, murmurando quedamente, intentando calmar mi angustia.
No estaba interesado en nosotras; tampoco en nuestra madre.
Se hallaba allí por el niño, intentando vencer su temor a abandonar la casa.
Hacía ya mucho tiempo que debían haber cruzado el puente que comunica los mundos, pero el pequeño se resistía a dejar atrás sus juguetes. A mi pequeña hermana le encantó el desafío que suponía lo que nos acababan de revelar, pero puso una condición al oscuro inquilino: los primeros días de cada mes traería de vuelta al niño, a la hora de la siesta.
Tras el arreglo, no le costó mucho convencer al pequeño fantasma para que salieran juntos a jugar al escondite en el jardín.
Creo que nuestra madre intuye algo. Ante el desconcierto de las visitas, que en invierno suelen contemplar el nevado jardín desde la ventana, ella esboza una secreta sonrisa cuando todos lanzan exclamaciones de asombro al ver, en el paisaje invernal, cómo sus dos gatas corretean siguiendo el vuelo de una pequeña mariposa azul.

Esto ocurre todos los primeros días de cada mes…


Nota:
Este relato está inspirado en mis dos gatitas, Catita que ya es un ángel, y Azucena, mi panterita azul...

Nuevo cuento infantil: Trini, la gatita mágica


Trini, la gatita mágica


Contenido:

En Málaga, muy cerca del mar, había una colonia de gatos que vivían entre las rocas, y entre ellos se encontraba Trini, una gatita especial. 
Un día conoció a un niño llamado Gabriel y a su perro, Cuqui, que estaban en un aprieto, aunque gracias a la magia de Trini consiguieron superarlo. 
Sin embargo la pequeña gatita no imaginaba que ocurriría algo que pondría en peligro a toda la colonia: a su madre, a sus hermanitos y a ella misma. 
Tampoco imaginaba que la ayuda vendría del modo más inesperado...


*** 


Disponible en formato kindle y en papel:





jueves, 28 de agosto de 2014

"El fantasma de la niebla" novela de suspense romántico, ya está disponible en papel:


El fantasma de la niebla se puede conseguir en formato de papel, desde ahora en la web de CreateSpace, y dentro de unos días también en Amazon.



Sobre la historia...

Priscila de pequeña era una niña retraída que vivía bajo la atenta mirada de su abuela, hasta que tuvo un encuentro fortuito con un peligroso depredador. 
Cuando crece se transforma en una joven reservada con gran talento para el arte, que decide dejar atrás las pesadillas de su niñez, aunque no cuenta con conocer a un misterioso y seductor heredero.
Al mismo tiempo, la ciudad donde vive la joven se ve asaltada por un asesino escurridizo al que han bautizado «el fantasma», y que es el motivo de los desvelos de un veterano investigador que hace tiempo sigue sus huellas.


Duología «El Fantasma»:
Libro I: El Fantasma de la niebla
Libro II: La isla de los secretos


***Pronto también "La isla de los secretos" se podrá adquirir en papel***





Enlace:
https://www.createspace.com/4969286


Mi cuento infantil "La bruja de la montaña" disponible en formato de papel:

¡Buenas noticias!
Ya se puede adquirir en papel mi cuento "La bruja de la montaña", ahora en CreateSpace, y dentro de unos días en la página de Amazon.


Cuenta la leyenda...

Cuenta la leyenda que tras el festejo de las Fiestas, cuando Papá Noel ha regresado a su lejana aldea y los Reyes Magos han cruzado el cielo tras su paso por la tierra, una poderosa bruja baja de lo alto de la montaña donde vive para llevarse los regalos que fueron rechazados esa Navidad. 
Sebastián, un niño de 6 años, el año anterior cometió un error, y ahora desea enmendarlo, pero para eso deberá enfrentarse con la temible bruja de la montaña.


El enlace es:
https://www.createspace.com/4971483

¡Feliz lectura!


jueves, 14 de agosto de 2014

Otra tierra, otro mar



Había una vez, en un país muy lejano, una joven que todas las primaveras se asomaba fuera de su mundo esperando la llegada del hombre que amaba.
Él pertenecía a otra tierra, a otro cielo y a otro mar; a ella esto no le importaba, porque había visto sus ojos del color de las mareas, del mismo color que su propio hogar.

Él se casó con una mujer de su pueblo, tuvo hijos con ella y llegó a creer que había conseguido toda la felicidad que era posible tener; solo que a veces, cuando las noches se volvían largas en su barca de pescador, el reflejo de la luna sobre el agua le traía a la memoria un dulce y loco sueño, en el que una criatura del océano lo esperaba todas las primaveras en algún lejano lugar.



Nota: las imágenes pertenecen a la película "Ondine".